15 oct. 2010

¡No vi tu rostro!

No vi tu rostro en la bronca del estadio, pero sé que tu materia prima es el egoísmo y tu orgullo creerte el más vivo. Jugar con ventaja, abusar. Los demás no existen, sólo tú. Que Dios te ayude, porque bien que lo necesitas.

Te vi en la pantalla de televisión entre la multitud que te hace valiente. Tú, que solitario vales un cacahuate, eras el más fiero al tirarles golpes y patadas en la bronca del estadio. Al llegar la policía te echaste a correr. Ya contarás a tus cuates tu heroicidad. No vi tu rostro, pero sé quién eres.

Te conozco, gandallita.

Tú eres el que pasa con su automóvil a toda velocidad, para levantar una cortina de agua y empapar a la gente.

Tú eres el que fuma, pero jamás compra una cajetilla.

Tú eres el que estacionas el auto frente a la entrada ajena.

Tú eres el que rebasa por el acotamiento.

Tú eres el que entras al cine, gritas "¡ya llegué! "y comentas a viva voz el final de la película.

Tú eres el que intentas hacer señales a la novia de tu amigo, oprimiéndole la mano al saludar.

Tú eres el que se adelanta en las colas.

Tú eres el colado en las fiestas.

Tú eres el que conoce de nombre a todos los cadeneros de las discos, aunque ellos no te conozcan.

Tú eres el que te robas las toallas de los hoteles.

Tú eres el que se roba la señal de cablevisión en el condominio.

Tú eres el que daña los teléfonos públicos.

Tú eres el que ocupa dos lugares en los estacionamientos.

Tú eres el que rompes los faroles por puntada.

Tú eres el que marca un número cualquiera y hace una broma idiota.

Tú eres el que te sirves todos los camarones en el bufet.

Tú eres el que le sacas los caramelos a los paquetes cerrados en el súper.

Tú eres el que compra las cosas para la fiesta de los amigos, y entre bromas te quedas con el cambio.

Tú eres el que te paras al baño cuando viene la cuenta.

Tú eres el que pides prestado el celular, porque siempre se te acaba de agotar la tarjeta.

Tú eres el que junta la basura en la puerta del vecino.

Tú eres el que madruga para robarse el periódico de otro.

Tú eres el que pegas tu chicle en los asientos del metro.

Tú eres el que llegas hasta con el perico a la fiesta ajena.

Tú eres el que va en su coche con el estéreo puesto a todo lo que da.

Tú eres el que moja el asiento del baño.

Tú eres el que canta con los mariachis que paga otro.

Tú eres el que toca el claxon un segundo después de que parece el verde.

Tú eres el que sólo regalas lo que ya no te sirve.

Tú eres el que borras los archivos de la computadora que te prestaron.

Tú eres el que mete condones usados en los bolsillos de un cuate.

Tú eres el que llega al edificio a las 3 de la mañana y pone el estéreo a todo volumen.

Tú eres el que te pegas a la ambulancia en los embotellamientos.

Tú eres el que le prometes matrimonio a una muchacha y luego huyes como cobarde.

Tú eres el que jugando cascarita rompe un vidrio y señala como culpable a otro.

Tú eres el que funda una organización filantrópica y se roba el dinero.

Tú eres... ¡ungandalla!

Las reglas no se hicieron para t¡, te mueres de la risa cuando las rompes.

Te conozco, gandallita, te conozco. Que Dios te ayude, porque bien sé que lo necesitas. Que Dios te guarde, ¡gandalla imbécil!

Por Guillermo Ochoa

0 comentarios:

mxirve - Template Design | Elque 2007